Por qué deberías contratar a trabajadores de la tercera edad

Formas de trabajar

Por qué deberías contratar a trabajadores de la tercera edad

Para las empresas de rápido crecimiento nunca es fácil encontrar al empleado perfecto: alguien con experiencia y habilidades, pero también con la flexibilidad necesaria para encajar en un entorno en constante desarrollo. Si has empezado tu búsqueda a través de procesos convencionales de contratación, como recientes graduados y profesionales de nivel medio, puede que estés buscando en el lugar equivocado.

Los trabajadores de la tercera edad podrían ser lo que necesitas. No exactamente como en El Becario, donde el personaje de 70 años protagonizado por Robert De Niro forma parte de un programa destinado a personas mayores para ser becario en una startup de e-commerce de moda, sino que nos referimos a trabajadores mayores de 60 años que cuentan con un cúmulo de experiencia, conocimientos y habilidades. Además, existen muchísimos; en los Estados Unidos y Reino Unido constituyen un tercio del total de trabajadores. En Japón, la proporción ya ha sobrepasado el 40 %.

Aunque algunos estudios demuestran que todavía existen prejuicios contra los trabajadores mayores en el mundo de los negocios, hacer el esfuerzo para superarlos puede generar beneficios significativos. Te damos cinco razones por las que esta fuente de talento sin explotar podría ser la clave de tu equipo.

1. “Nada nuevo; ya he pasado por todo esto antes”

La larga experiencia acumulada por los trabajadores de edad avanzada hace que hayan desarrollado un criterio muy sólido, lo que puede beneficiar a tu empresa; de hecho, algunos estudios psicológicos demuestran que los mayores de 60 toman decisiones más acertadas, porque tienen una inteligencia más consolidada o más experiencia acumulada.

Más allá de habilidades específicas, los trabajadores de la tercera edad también cuentan con el Santo Grial que suponen las llamadas meta-competencias: habilidades comunicativas y de organización, puntualidad, fiabilidad y confianza en sí mismos (todas esas cosas que convierten a un lastre poco fiable en el empleado perfecto).

2. Encajan fácilmente

Las investigaciones muestran que los americanos nacidos durante el “baby boom” habrán tenido entre 11 y 12 trabajos para cuando cumplan 50 años. Eso significa que son extremadamente adaptables y que saben exactamente cómo encajar en un nuevo puesto, cómo investigar y entender un nuevo mercado o cómo abordar un nuevo producto.

3. “Dos por uno”

Bueno, no literalmente, pero lo que sí tendrás es una gran lista de contactos recompilada a lo largo de décadas de trabajo. Eso significa que tu empresa no sólo gana un empleado con una sólida base de habilidades, sino también el acceso a multitud de nuevas oportunidades. Esto es especialmente importante para negocios de rápido crecimiento, que no siempre tienen el tiempo necesario para establecer y cultivar relaciones desde cero: los trabajadores de la tercera edad pueden dar acceso a personas influyentes, clientes y otros negocios.

4. Corriendo la voz

Los trabajadores mayores están en la posición perfecta para formar a los nuevos empleados que contrates, más jóvenes y menos experimentados. Aquellos trabajadores que han vivido los altos y bajos de varias décadas de vida laboral pueden ser pilares de referencia para tus compañeros, ya sea ayudando con habilidades sociales como la negociación o la comunicación, o con asuntos clave de conocimientos específicos del sector. Esto es crucial para negocios de rápido crecimiento que quieran expandir sus competencias; algunas investigaciones señalan que la mayoría de formación revierte sobre la inversión en el plazo de un año, lo que significa que las habilidades de un trabajador de edad avanzada pueden tener un impacto positivo en todo el equipo en un plazo de 12 meses.

5. Compromiso a largo plazo

Los empresarios a menudo se preguntan si vale la pena invertir en empleados que están cerca de la edad de jubilación, pero esta preocupación carece de sentido cuando cada vez hay más personas decantándose por una jubilación gradual en lugar de un cese definitivo de la actividad. El 67 % de los americanos mayores de 50 años ya no considera la jubilación como el momento en el que dejan de trabajar de inmediato, sino como una época para trabajar a tiempo parcial, desde casa o esporádicamente en posiciones contractuales. Esto encaja bien en los patrones de trabajo modernos; según demuestra el estudio de Regus, casi la mitad de las compañías globales están avanzando hacia la implementación de trabajo flexible.

Esta modalidad beneficia tanto a las empresas como a los empleados. Tus trabajadores seguirán ganando dinero y se mantendrán activos, mientras que tu negocio se beneficiará de su experiencia y conocimientos, pero a un coste reducido.