Ser ágil: nuevo método de trabajo para empresas de crecimiento rápido

Formas de trabajar

Ser ágil: nuevo método de trabajo para empresas de crecimiento rápido

Los cambios cada vez más rápidos, un mercado volátil y la competencia creciente, con más de 100 millones de negocios nuevos cada año, son señales de advertencia inequívocas para las empresas de crecimiento rápido. Si desean mantener su productividad y una trayectoria al alza, los métodos de trabajo tradicionales ya no son suficientes. Son demasiado lentos, rígidos y con poca capacidad de respuesta.

Por eso las empresas de crecimiento rápido con éxito cambian a un método de trabajo ágil. De hecho, los estudios indican que más del 88 % de las firmas europeas y norteamericanas utilizan métodos ágiles. Pero, ¿qué significa ser ágil, y por qué es tan útil?

Vuelve lo simple

Podrías pensar que hablamos de alguna compleja teoría operativa, pero nada más lejos de la realidad. Si volvemos a los métodos simplificados, ser ágil consiste en organizarse uno mismo y compartir información con los demás para lograr más flexibilidad y velocidad.

En otras palabras, se trata de adaptar los procesos al producto final, y no intentar que el producto encaje dentro de los límites de procedimientos ya establecidos. Más que fijar un objetivo y recabar información cuando el proyecto finaliza, lo que haces es evaluar continuamente los logros y limitaciones para poder reaccionar de forma inmediata.

¿Cuáles son las implicaciones para las empresas?

Para las firmas de crecimiento rápido, ser ágil es una ventaja clave para seguir el ritmo de los cambios. Pero implementar este método no significa simplemente decir que han de utilizarse procesos ágiles. Más bien se trata de redefinir la cultura de empresa para que encaje con esta nueva forma de trabajar. Aquí explicamos varios modos de hacerlo:

  • Impulsando el cambio: un cambio cultural de tal envergadura conlleva que todos, no solo los responsables, han de implicarse. Los directivos y los empleados de producción y comercialización poseen las cualidades necesarias para implementar una estructura ágil que puede servir de guía para el resto de la empresa. Estas personas tendrán una mentalidad analítica que les capacita para comprender las necesidades y prioridades de las partes, creatividad para resolver problemas inesperados a medida que surjan y capacidad para aprender de la experiencia propia.
  • Trabajo flexible: cambiar a una mentalidad centrada en el feedback implica que ya no tendrás un proceso de larga duración con información solo cuando se haya completado un proyecto tras meses de trabajo. Al contrario, equipos pequeños y colaborativos trabajan en intervalos de unas dos semanas, con feedback y pruebas continuas. Esto implica que las estructuras de los equipos han de ser adaptables, y los espacios de trabajo flexibles proporcionan un entorno fácilmente escalable para rehacer equipos rápidamente de forma regular. De hecho, los estudios de Regus muestran que el 74 % de las empresas en todo el mundo cree que un entorno de trabajo flexible favorece la creatividad.